LONDRES

GRANDES VIAJES

UN LONDRES MUY BRITISH

 
 

 

    

       No hay que engañarse, detrás del Londres del Milenio, con su aparente pasión por lo minimal, su gusto por lo tecnólogico y su aire rompedor y futurista, se sigue escondiendo la capital del imperio británico, conservadora a ultranza, arrogante en sus costumbres y aferrada a unos símbolos y rituales inamovibles que la separan con altanería del resto del mundo. Una ciudad donde todavía el Rolls-Royce sigue siendo la máxima referencia en virtud y excelencia.

Ese Londres imperial, decadente y soberbio hay que buscarlo en los alrededores del Palacio de St.James, esa sombría fortaleza con inconfundible aire medieval , donde todavía los embajadores de allende los mares, tienen que presentar sus credenciales al gobierno de su graciosa majestad, bajo la hipnótica mirada de los guardias reales. En St.James Street pero sobre todo en Pall Mall se concentran los Clubs con más solera y tradición. Solemnes pórticos neoclásicos guardan celosamente los últimos bastiones de un chauvinismo irreductible, fascinado por los estatus sociales, a los que la mujer tiene rara vez acceso, sólo en compañía de un socio y donde se repiten los mismos gestos generación tras generación. Son lugares sombríos y lúgubres; con paredes recubiertas de maderas nobles que encubren un ritmo dolorosamente lento quizá para no alterar esa atmósfera cargada de resonancias imperiales donde no se fomenta la incorporación de nuevos miembros. En estos discretos y elegantes salones, donde se habla murmurando y no se hace ruido al leer un periódico, todavía se toman muchas de las grandes decisiones de estado. No sólo es obligatoria la chaqueta y la corbata en todo momento, sino que en cada hora del día se exige a los socios unas rigurosas normas de conducta y apariencia. La mayoría tienen habitaciones que funcionan como un hotel para esas noches en las que se acumula el trabajo o para los miembros no residentes en la capital. Cada club tiene ideales distintos, favorece un grupo sobre otro y marca diferencias a través   de excéntricas regulaciones. En el Garrick Club se prohibe a los socios leer en el comedor, en el Traveller's sólo se admiten diplomáticos y miembros del servicio secreto; el Home House prefiere acoger a heterodoxos del mundo de la cultura;El Reform Club, favorito de los primeros ministros Churchill y Lloyd George, se enorgullece de considerar indispensable que cada socio declare promover los ideales liberales antes de ser aceptado.

 No impide que se mantenga un conservadurismo a ultranza que promueve un sentimiento de superioridad por encima de los demás mortales. En este Londres la primera diferencia social entre los hombres se marca a través del acento. La lengua inglesa puede ser universal pero no todos los que la utilizan lo hacen de igual modo. Desde la más tierna infancia se enseña a hablar de una cierta forma y a reconocer cada acento como si fuese un gen distinto. Con sólo intercambiar unas palabras, se sabe de inmediato la procedencia geográfica y de clase de un individuo e incluso el colegio y la universidad donde ha estudiado.

 

BRITANNIA

es un mundo donde sigue reinando Britannia, que con su coraza y tridente, se resiste al sistema métrico decimal, favoreciendo el enrevesado universo de las medidas imperiales que utiliza millas en las carreteras, yardas y libras en los colmados, pulgadas y piedras para saber la estatura y el peso de las personas, galones para la gasolina o pintas para la leche. Tampoco permite que ni los enchufes ni las bombillas adopten sistemas europeos. Ni que se mida la temperatura en grados centígrados. No hay porque someterse a costumbres extranjeras cuando se consiguió con las británicas dominar el planeta durante cerca de tres siglos. Y ahí está la libra esterlina para demostrarlo, que se mantiene al margen del euro, más poderosa que nunca.

THE SAVOY

Uno de los rituales más sagrados de ese Londres que todavía se cree centro del universo, es tomar el té entre las tres y las cinco en el hotel Savoy. Hay otros establecimientos que siguen la tradición pero ninguno es comparable a esta leyenda viva que tuvo como director nada menos que a Cesar Ritz, el que más tarde fundaría los famosos hoteles que todavía llevan su nombre. Fue el primer hotel con cuarto de baño en todas las habitaciones, ascensor y un servicio tan impecable que quedaría como modelo de todos los establecimientos de lujo del mundo. La decoración sigue siendo sobria e intimista aunque fiel a un pasado glorioso. Cada tarde acuden a sus opulentos salones, señoras emperifolladas pero también miembros del parlamento, jueces o abogados que acaban de desprenderse de sus pelucas y togas ribeteadas de armiño - los tribunales del Old Bailey están a tiro de piedra - para reunirse con sus esposas antes de seguir trabajando bajo el secretismo de alguno de los salones privados del hotel donde desde la era victoriana se hace y deshace al margen de las instituciones. El té viene acompañado de finísimos emparedados de pepino y de salmón, de 'scones' recién salidos del horno que se untarán con nata montada además de pastelillos de todos los colores. No se escucha una voz más alta que otra, ni nadie osa romper cualquiera de las reglas no escritas que rigen los destinos de este mítico hotel que ha sobrevivido impávido los bombardeos alemanes, las huelgas salvajes de los años cincuenta y que ha tenido entre sus clientes a Monet que desde una de las ventanas de un piso superior, pintó sus famosas vistas del Puente de Waterloo, bajo la eterna mirada de la torre de Westminster.

El Big Ben tiene menos de 150 años pero desde su inauguración se convirtió en un símbolo de la cultura británica, una referencia horaria para todo el Imperio, un guardián del parlamento situado a sus mismos piés. En el nostálgico edificio neogótico diseñado por Charles Barry se mantiene una de las instituciones democráticas más antiguas de la humanidad, cargada de idiosincrasia, con sus dos cámaras, la de los Comunes y la de los lores, donde todavía se utilizan trajes de ceremonia para las solemnes aperturas presididas por la reina. Muy cerca está la abadía de Westminter que ha cobijado la entronización de 42 soberanos desde Guillermo el Conquistador en 1066 hasta Isabel II, siguiendo religiosamente unas severas normas inspiradas en las coronaciones de los reyes de Israel ,descritas en la Biblia.

GREY PINSTRIPE

Entre los caballeros del Reino Unido cada circunstancia exige una vestimenta distinta y todo gentleman sabe perfectamente cuando debe utilizar un frac, un 'Blue Pinstripe', un traje azul con rallitas blancas muy separadas o un 'Grey Pinstripe', con rayas aun más finas sobre fondo gris. El sombrero de copa sigue siendo preceptivo en ciertas ocasiones aunque el bombín tiende a desaparecer. Cada detalle exige un cuidadoso acabado y para conseguir un resultado óptimo, lo apropiado es confiar en los mejores artesanos que siguen la tradición. Cuando se trata de sombreros lo perfecto es acudir a Lock que lleva desde 1686 cubriendo las cabezas de reyes, nobles y burgueses, solucionando de inmediato las dudas del cliente. Otra buena opción es Herbert Johnson, sombrerero real desde que en 1889 el entonces Príncipe de Gales recomendó a un jóven aprendiz llamado Johnson que abriera su propio establecimiento. Allí todavía se distinguen varios modelos clásicos. El sombrero de copa (Top Hat) puede ser gris o de seda negra según la circunstancia y la hora del día. El bowler o bombín sin embargo sólo puede ser de fieltro negro. En sus almacenes hay docenas de modelos incluida una gran selección de gorras realizadas en tweed, las más apropiadas para ir al campo. También diseñan desde el S.XIX tocados para señoras, con un toque de fantasía aunque sin caer en ningún momento en estridencias gratuitas. Sus creaciones llamarán la atención en Ascott por su elegancia pero jamás por soluciones exageradas que podrían caer, según los diseñadores de esta casa, en los límites con la vulgaridad.

En el capítulo de las camisas hay varias opciones pero quizá la mejor sea Turnbull & Asser que desde 1885 ha seguido la evolución de esa prenda, cambiando detalles pero conservando lo esencial, lo que ha atraido a reyes y príncipes incluido Carlos de Inglaterra y sus hijos pero también a los diferentes actores que han protagonizado al siempre elegante Agente 007 así como a actores tan cuidadosos en su apariencia como Si Richard Attenborough o Sir John Gielguld.

BESPOKE TAYLOR

Lo más importante sin embargo es el corte de un traje.Ya se trate de un uniforme o de una simple chaqueta, ineludiblemente tiene que ser realizado por un 'bespoke taylor' de Saville Row. En el nº1 se encuentra la firma Gieves & Hawkes que llevan más de 200 años realizando los trajes a medida más perfectos que pueda imaginarse. En sus salones se produjo el único encuentro entre el Almirante Nelson y el Duque de Wellington, dos asiduos clientes de la casa. Aquí se asegura el mantenimiento y conservación de una prenda , recomendándose que cada cinco o diez años pase de nuevo por los talleres para ponerla a punto. Curiosamente el sastre más prestigioso de Saville Row en estos momentos es el gallego Andrés Carreira que ha sabido empaparse como nadie de los cánones británicos. Hay un departamento especialmente dedicado a uniformes de gala, donde estos se conservan en cámaras especiales hasta que vuelvan a ser utilizados.

BOND STREET

Muy cerca de allí está Bond Street, la calle más elegante de Londres desde finales del S.XVIII, donde se concentran firmas tan exclusivas como los joyeros reales Asprey & Garrard que también diseñan armas y baules de viaje o la siempre clásica Burberry. En los números 41/42 de New Bond Street está Mulberry que aunque apenas cuenta con 30 años de historia ha sabido recoger la herencia de otras casas desaparecidas, convirtiéndose en una referencia en lo que concierne a la moda femenina en el más puro estilo británico; sus modelos de tweed o de piel de gamo, han captado perfectamente la esencia de la tradición aportando un toque de nuestro tiempo. En una callecita contigua se esconde Rigby & Peller, corseteros de la casa real desde tiempos inmemoriales, donde se hace a medida la ropa interior más severa y provocativa, idónea para una sociedad que gusta disfrutar de los placeres más secretos y vicios más ocultos.

Cuando se trata de calzado sin embargo, hay que volver al barrio de St. James y buscar la tienda de John Lobb, donde sus sucesores directos siguen cuidando de los pies de la clase alta del país y de todo el que pueda permitirse pagar más de medio millón de pesetas por un par de zapatos . Primero se hace un molde de madera que se irá modificando a medida que pasen los años y después hay que esperar unos seis meses para ver el resultado. Quienes los han probado afirman que no tienen comparación con cualquier otro calzado. Se utilizan ocho diferentes tipos de piel sólo para la parte superior, un número exacto de puntadas y el molde de madera permanece en las bodegas junto al del rey Jorge VI y del Marajá de Jaipur.

PUBS

Más tarde o más temprano todo británico rinde pleitesía a su pub favorito. Pero como en cualquier otro aspecto de la vida social de Gran Bretaña, las clases no suelen mezclarse ni cuando beben cerveza. Si se pregunta, se negará tajantemente pero los gentleman de la vieja escuela tienen sus propios refugios por St. James y Mayfair , lugares que de manera tácita no suelen frecuentar el resto de los mortales. Igual ocurre con diferentes estamentos sociales, artistas o escritores. Cada grupo tiende a reunirse en unos pubs en particular. Por su decoración los históricos se dividen en dos grandes grupos: los que mantienen un aire medieval con profusión de maderas y los de época victorianos que se caracterizan por su barroquismo, , abundando los espejos esmerilados, las esculturas de bronce, teniendo como fondo un terciopelo sangrantemente rojo y vidrieras multicolores . Quizá el más característico sea The Salisbury, en St. Martin Lane, el favorito entre la gente de teatro del West End. Debe su nombre al primer ministro de la Reina Victoria de ese mismo nombre a quien se concedió la primera de licencia de apertura de una Public House en ese lugar, allá por la segunda mitad del S.XIX.

Aunque en los últimos tiempos están cambiando las normativas que rigen los destinos de esta popular institución, todavía se respetan algunas costumbres como sonar la campana cinco minutos antes de la hora del cierre para que se pueda pedir la última copa.

TWINNINGS

Más importante aun que la cerveza para un británico es el té. El café puede estar tomando posiciones pero lo primero y lo último que toma un gentleman cada día es una taza de té. Por la mañana de preferencia un Breakfast o un Assam y por las noches algo más ligero, posiblemente utilizando una variedad china. Cuando lo toma simplemente por placer, la elección suele ser Earl Grey, esa fórmula cargada de bergamota que mezclaron en el almacén de los Twinnings, para ese famoso primer ministro, hace más de doscientos años. Milagrosamente esa tienda permanece en el mismo sitio frente al Old Bailey y regido por un sucesor directo de la familia, cuyo té favorito es Lady Grey, una variedad más suave y perfumada que han patentado hace algunos años para que no les ocurriera como con la fórmula del Earl Grey que fue copiada inmediatamente por otros colmados como Harrods. Una pequeña aunque emprendedora tienda de cosmetibles en Old Brompton Road que con el tiempo se convertiría en el gigante que conocemos en la actualidad. Su éxito se lo debe al haber introducido en 1885 un sistema revolucionario, por el que se reducían los precios al exigir que se pagara al contado o en un plazo muy reducido y no una vez al año como se acostumbraba entre las clases superiores hasta esa época . Y por otro al haber consolidado el concepto de gran almacén, donde se podía encontrar prácticamente de todo bajo un mismo techo. Famosos como Oscar Wilde y Lily Langtry, la amante del Principe de Gales quedaron hechizados por esta nueva forma de comprar, popularizándola entres las clases superiores. En 1901 se construye el magnifico edificio de terracota que conocemos hoy en día con unos departamentos dedicados a la carne y al pescado tan lujosos que parecen formar parte de un conjunto palaciego. La elección de este barrio de la capital, en aquel entonces periférico, para instalar unos grandes almacenes de lujo no es una casualidad. Harrods se da cuenta del auge de la la vecina zona de Belgravia que como Mayfair pertenecía casi en su totatidad al duque de Westminster. Allí siguiendo un sistema medieval que todavía sigue en uso, un propietario cede o arrienda unos terrenos a un individuo por un determinado número de años ( un máximo de cien ) permitiéndole construir pero no cediéndole en ningún momento la propiedad que al cabo del tiempo revierte al patrimonio de origen. Por otro lado el 'señor' de esa tierra puede poner restricciones en el tipo de construcción, obligando a seguir un estilo y unas normativas muy estrictas. Gracias a ellas Belgravia conserva esa elegancia y esa unidad de estilo tan perfecta donde cada casa está precedida por unas columnas neoclásicas y el color imperante es el estuco blanco que recubre el ladrillo de la fábrica externa. En la actualidad muchas de estas casas están ocupadas por embajadas, incluida la española.

ROAST BEEF

Como digna capital del mayor imperio jamás conocido, en Londres se puede probar la cocina de cualquier rincón del mundo y sin embargo ,por muy exquisita que sea, para un británico, nunca se puede comparar con un sencillo roast beef, especialmente el que se cocina en Simpson´s-in-the Strand Desde 1828, los cocineros de esta institución han presentado en servicio de plata este manjar, probablemente el único, de la cocina inglesa en el Grand Divan, el comedor favorito de Dickens, Gladstone y P.D.James. El sanctum sanctorum de la gastronomía de este país, con sus paredes recubiertas de madera de roble y donde cortar la carne es una ceremonia con tintes religiosos. Todos los meses se celebran cursillos muy exclusivos para aprender los secretos de esa técnica milenaria, lo que implica formar parte de un grupo privilegiado.

PUBLIC SCHOOLS

Es difícil encontrar una cultura tan clasista y xenófoba como la británica donde todo comienza en la elección del colegio. Nadie admite en público que sigan inculcándose los ideales del imperio pero la realidad sigue siendo flagrantemente segregacionista. Sólo hay que acercarse a esos templos de la enseñanza que son Harrow, Dulwich o Eton, donde aun se obliga la utilización de un uniforme que incluye sombrero de copa y frac y se fomenta la competición entre 'houses' y el orgullo de clase. Ahora se admiten numerosos extranjeros, procedentes de las clases dirigentes de las excolonias pero unicamente para glorificar el sistema y extender las ramificaciones de influencia por el mundo.

Cada colegio tiene unas señas de identidad que quedan reflejadas en los colores de las corbatas y escudos que sólo están autorizados por ley a utilizar los que hayan sido alumnos de esas instituciones. En algunas de las tiendas de la georgianas Burlington Arcade o RoyalArcade se pueden conseguir pero unicamente mostrando los credenciales apropiados. También venden sin embargo modelos muy parecidos pero con algo distinto, para cualquier fanático de la idiosincrasia de este país. Al entrar en esta galería comercial da la sensación de viajar en el túnel del tiempo hasta principios del S.XIX. Cada una de las pequeñas tiendas en su interior, conserva ese aire selecto y anticuado que se ha visto en tantas películas que recrean esa época. Abundan las especializadas en complementos o 'fancy goods' como todavía suelen llamar a este tipo de prendas las grandes señoras de la sociedad británica. En Picket todavía se puede encontrar unos guantes que acompañan a un bolso y a un pañuelo, en unos mismos tonos que parecen salidos de otra época.

LIBERTY

No lejos de allí esta Regent Street que nació a principios del XIX para competir con Bond Street con sus elegantes columnatas diseñadas por Nash y unas tiendas más amplias y modernas. Con el tiempo la calle ha ido perdiendo ese barniz de lujo y exclusividad aunque todavía permanece impasible Liberty, otro de los grandes símbolos sociales de esta cultura. En un estrambótico edificio mitad tudor mitad regencia y absolutamente lleno de encanto, sigue viva la tradición del mejor diseño británico inspirado por las culturas de oriente que introdujo su fundador Arthur Liberty en 1874. Su fama fue tan grande y sus diseñadores tan influyentes a principios del S.XX que en países como Italia todavía se conoce al Modernismo como Liberty. Alfombras, telas estampadas, y exquisitos objetos para la casa se esparcen por el interior de este almacén que no hay perdido su aire de mercado persa.

THE CLARIDGES

Para encontrar verdaderas obras de arte de oriente y de todas las culturas hay que cruzar la calle y volver a adentrarse en el barrio Mayfair. Allí en New Bond Street está la casa madre de Sotheby's, la casa de subastas con más años y solera del planeta. Ya no se sabe muy a quien pertenece pero sus empleados siguen manteniendo ese aire vetusto y grandilocuente que ha caracterizado esta firma desde su fundación en 1744 cuando comenzó a subastar los bienes de algunos de los nobles que residían en la zona como los duques de Devonshire o del Príncipe de Talleyrand que se había exilado en Londres huyendo de la revolución francesa. Los grandes clientes que vienen a pujar suelen residir tradicionalmente en Claridge's, más conocido como el anexo de Buckingham Palace desde que Jorge IV alentó a James Edward Mivart en 1812 para que abriese un hotel de categoría en la zona que él y sus amigos pudiesen utilizar cuando después de una fiesta en Mayfair, no deseasen hacer el viaje hasta el palacio a altas horas de la madrugada, ni pasar la noche en casa de sus anfitriones. A partir de 1854 y tras una reinauguración presidida por la reina Vicoria y por Eugenia de Montijo, por aquel entonces, emperatriz de Francia, se convertiría en la residencia oficial de muchos de los invitados de la casa real cuando vienen en visita privada. La mayoría de las cabezas coronadas y jefes de estado, incluidos los actuales reyes de España, se han alojado en alguna de sus más de 60 suites donde el ambiente recuerda el de un palacio real. Sólo varias cuentan con piano de cola, comedor privado y detalles especiales pero la totalidad está decorada con obras de arte originales, cuentan con un servicio personalizado y entre sus curiosidades gozan de alcachofas de ducha de más cien agujeros y con un diámetro que roza el medio metro. Tras la última remodelación su famosa entrada con una escalera triunfal que despega de un suelo de mármol en blanco y negro, cobra una nueva dimensión al despojar ese espacio de los mostradores de recepción. Se ha rediseñado la biblioteca, ayudando aun más a recrear ese ambiente de club tan querido entre los británicos. El cuidado es máximo en cada detalle incluso en lo que respecta a zonas tan poco nobles como los aseos del restaurante que siguen considerándose los más lujosos de la ciudad, siendo recomendados en todas las buenas guías de Londres.

FANCY GOODS

Un recorrido por el Londres genuinamente británico no puede olvidarse de Jermyn Street donde se concentra el mayor número de proveedores de la casa rea por yarda cuadrada de todo el reino. Un privilegio que no es puramente simbólico al tener que ser renovado cada año demostrando que ese miembro de la familia real ha sido suministrado con un tipo de productos determinado de ese establecimiento. El más antiguo es Fortnum & Mason que suministra alimentos a la reina y objetos de cuero y 'fancy goods' a la reina madre. Desde 1707 ha sido proveedor de todas las casas nobles tanto si se encontraban en Gran Bretaña, como si algunos de sus miembros estaba destinado en la India. A pocos metros está la perfumería Floris, fundada por un avispado menorquín en 1730, aprovechando que en aquel tiempo los menorquines eran ciudadanos británicos. Sus fragancias mediterráneas siguen siendo las favoritas de la reina madre y mantienen un servicio de postventa admirable, restaurando sus productos clásicos como las brochas de afeitar. Algo que también ocurre con las maletas de cuero de Tanner Krolle que se compran para futuras generaciones ya que estas podrán siempre traerlas para una revisión o con los escritorios de viaje de esa papelería de excepción que es Smythson.

Y para tomarse un descanso al medio día no hay lugar comparable a Wiltons el gran restaurante de pescado de St.James desde 1742, cuyo comedor privado ha sido testigo de memorables encuentros en lo más alto de la política.

SILVER GHOST

Para terminar hay que acercarse al nº18 de Berkeley Square , allí se encuentra Jack Barclay, otra de las grandes instituciones británicas, al ser el principal concesionario de las marcas Bentleys y Rolls-Royce desde 1922 y naturalmente... con el volante a la derecha. Aunque empezaron sus taryectorias por separado, primero Rolls-Royce en 1904 con su legendario Silver Ghost y después Bentley en 1914, a finales de los años veinte esta última fue adquirida por Rolls-Royce convirtiéndose en una segunda marca de la casa aunque con su propia idiosincrasia y personalidad, hasta tal punto que muchos clientes, incluidos ciertos monarcas británicos lo han preferido al mítico Rolls.

 

GUÍA PRÁCTICA:

 

Como llegar:

Hay unas ocho compañías que ofrecen vuelos entre España y Londres. Go vuela a Standstead y suele tener las tarifas más baratas a partir de 17.000ptas ida y vuelta desde Madrid (Tel. 901333500-www.go-fly.com).El precio varía según el momento en que se haga la reserva y el número de plazas disponibles. Si se hace por internet , rebajan 600ptas. British Airways (Tel.902111333-www.britishairways.com), British Midland-Lufthansa (Tel.902220101-www.lufthansa.es) e Iberia(Tel.902400500-www.iberia.com) vuelan a Heathrow y tienen ofertas todo el año. British Airways también vuela a Gatwick. Easyjet (www.easyjet.com) vuela a Luton.

Tanto Iberia, como BA o Lufthansa-British Midland tienen la misma tarifa IATA para Business que es de 167.726.-

La Turista con total libertad de cambios cuesta 159.476.

La de fin de semana con Iberia : 41.026

La misma con BA: 42.076.

A estas tarifas hay que añadir ofertas puntuales cada semana.

Para moverse por la ciudad lo más práctico es el transporte público tanto el metro como el autobus. En Ticketworld/ID. Torre de Madrid 3ª Planta. Madrid. 28008 Tel. 915428598 venden el Visitor Travelcard que permite utilizar transporte público de forma ilimitada por los días y las zonas que uno necesite ( 3 días- 3.700Ptas- niños: 1.600ptas). También venden la Go See que permite la entrada en los museos y las exposiciones no gratuitas de la capital británica.

Heathrow Express : 3.330 cada trayecto en turista y 5.495 en 1ª

Gatwick Express: 2.665 cada trayecto en turista y 4.330 en 1ª

Standstead Skytrain: 3.330 cada trayecto en turista y 4.495 en 1º. En estos momentos presentando el billete de GO, se ofrece un ida y vuelta abierto por 4.500.

Luton express: 3.450 cada trayecto.

Los niños menores de 15 años pagan aproximadamente la mitad en todos los casos.

 

En Taxi:

A Standstead: 27.000ptas

A Gatwick: 19.500ptas.

A Heathrow: 13.500ptas.

A Luton: 21.00ptas.

 

Alquiler de coche con chofer :

Berkeley Square. 1 Berkeley Square. Tel. 00-44-20-76293939.

Alquilan Rolls Royce . 9000 ptas la horas + 1000ptas la milla

Howard's. Tel. 0044-7074227669. Mercedes o otros Luxury salon. 10.800 la hora más 580ptas la milla.

Black Taxi Tours. Tel. 0207-2894371. Un taxi a disposición para realizar un recorrido turistico. Aproximadamente 21.000 ptas.

Una vuelta en helicoptero- Cabair Helicopters. 0044-208-9534411 cuesta unas 40.000 ptas por persona por 30mm

Embajada de España: 24 Belgravia Square, 0044-20-72355555

Equivalencia (aproximadas):

1 pulgada (Inch): 2,5 cm

1 pie (foot): 30 cm

1 yarda(yard): 0.9m

 milla (mile): 1.6 km

1 onza (onze): 28 grs.

1 libra (pound): 454 grs.

1 piedra (stone): 6.35 Kgs.

1 pinta (pint): 0.6 litros

1 cuarto(quart): 1,1 litros

1 galón (gallon): 4.6 litros

1 foot = 12 inches

1 yard = 3 feet

1 milla = 1769 yards

1 pound = 16 oz

1 stone = 14 pounds

1 tonelada imperial = 160 stonee.

1 quart = 2 pints

1 gallon = 4 quarters

32º Farenheit equivalen a 0º centigrados 50ºF = 10ºC

Las tallas también varían:

42 de mujer = 14; 44 = 16

zapatos : 41 = 7 o 7,5; 42: 7,5 o 8

 

Tiempo:

Oceanico templado. Llueve casi todo el año . Suele haber un alto porcentaje de humedad. Las temperaturas son suaves, raramente superando los 25 grados en verano y no bajando por debajo del 0º salvo en raras ocasiones. No suele nevar. El paraguas y el impermeable son imprescindibles.

Sanidad:

Los ciudadanos de la Union Europea disponen gratuitamente de los servicios de urgencias médicas. El coste de los tratamientos posteriores varía según cada hospital. Para un reemboldo parcial ir provisto del impreso E111 emitido por cualquier oficina de la Seguridad Social.

Guías:

La oficina de Turismo británico distribuye gratuitamente London Planner, una publicación mensual con mucha información práctica y datos sobre atracciones y espectáculos más populares.

El Time Out es la mejor guía semanal sobre atracciones y espectáculos aunque tampoco es completa ya que la oferta es inmensa.

Impuestos:

Los miembros de la unión europea no pueden recuperar el IVA de las compras que realicen.

Donde dormir :

Claridge's. Brook Street. Mayfair. Tel. 0044-20-76298860. Tiene 135 habitaciones de varios tipos además de 62 suites. El precio de las primeras varía entre las 75.000 y las 115.500ptas. Suites a partir de 142.500. La real :660.000ptas. Hay ofertas puntuales.

The Savoy. . Strand. Tel.0044-20-78364343. 155 habitaciones entre 75.000ptas. y 142.500ptas. 52 suites entre 140.000 y 444.00ptas.

The Connaught. Carlos Place, Mayfair. Tel.0044-20-74997070. Más íntimo y discreto que los anteriores. No tiene tanta historia pero ofrece un servicio de similar categoría. Tiene 92 habitaciones entre 90.000 y 127.500 además de 23 suites entre 208.500 y 435.000ptas.

The Dorchester. Park Lane. Tel 0044-20-76298888. Otra de las grandes leyendas de la hostelería británica frente a Hyde Park. No hay dos habitaciones iguales. 195 habitacions más 53 suites. Las habitaciones cuestan entre 82.500 y 100.000, las suites entre 135.000 y 322.500 ademas de cuatro penthouse suites cuyos precios van desde 300.000 a 550.000ptas.

Donde comer :

Simpson's-in-the Strand. 100 Strand. Tel.0044-20-78369112. El roast beef cuesta unas 6.000ptas servido en el Grand Divan aunque una cena completa puede subir hasta 12.000 o 15.000ptas. sin vino

Wiltons. 55 Jermyn Street. Tel. 0044-20-76299955. A partir de las 12.000.-Ptas. aunque si se elige caviar o mariscos el hay que al menos triplicares esa cifra. El comedor privado sólo se utiliza para grupos de más de 8 personas.

The Connaught. Carlos Place. 0044-20-74997070. Tan famoso como el hotel que lo alberga, ofrece uno de los comedores más espléndidos de la capital con paredes recubiertas de madera de encina Cocina británica con un elegante toque francés. Asi el roast beef comparte carta con una exquisita langosta cocinada con hierbas. Más de 15.000ptas.

The Oak Room. 21 Piccadilly Tel. 0044-20-74370202. En un marco puramente eduardiano Marco Pierre White hace verdaderos malabarismos con una excelente materia prima británica. Destaca su aspic de ostras con berros en gelatina de champagne o sus calamares caramelizados. Más de 20.000ptas.

 

Cambio de hora :Una hora menos que en España tanto en invierno como en verano.

Direcciones:

1.Asprey & Garrard. 167 New Bond Street. Tel. 0044-20-74936767.

2.Burberry.21-23 New Bond Street. Tel. 0044-80028723779.

3.D.R.Harris & Co. 29 St James Street. Tel. 0044-20-79303915. Farmacia desde 1790

4.Dulwich College. Dulwich. No está abierto al público. ( Fuera del mapa)

5.Eaton College. Eaton.Windsor. No está abierto al público. (Fuera del mapa)

6.Floris. 89 Jermyn Street. Tel. 0044-20-79302885

7.Fortnum & Mason. 181, Piccadily. Tel 0044-20-77348040

8.Garrick Club. 15, Garrick Street. Sólo se puede acceder acompañado de un socio.

9.Gieves & Hawkes. 1, Saville Row. Tel .0044-20-74342001. Un traje a medida cuesta a partir de 750.000ptas.

10.Harrods. 87-135 Brompton Road. Tel. 0044-20-77301234

11.Harrow College. 15 London Road. . Harrow-on-the Hill. Harrow. Tel.0044-181?-4222303. Se puede visitar previa cita. (Fuera del mapa). El prefijo ha cambiado, por favor compruebalo con los del turismo britanico..gracias)

12.Hatchards's. 187 Piccadilly. Librería desde 1797. Tel.0044-20-74399921

13.Herbert Johnson. 54 St. James Street. Tel. 0044-20-74081174. Ropa de montar y accesorios para el caballo.

14. Home House Club. 20 Portman Square. Tel. 0044-20-76702071

15.Jack Barclay. 18 Berkeley Square. Tel. 0044- 20-76297444. Un Rolls-Royce o un Bentley cuestan alrededor de 50.000.000ptas.

16.John Lobb. 9, St.James Street. Tel. 0044-20-79303664

17.John Lock. 6 St St.James Street. Tel. 0044-20-79308874. Un sombrero de copa puede costar mas de 200.000ptas.

18.Liberty. 142-4 Regent Street. Te.0044-20-77341234

19.Mulberry. 41/42. New Bond Street. Tel. 0044-20-74913900

20.Picket. Burlington Arcade. Tel.0044-20-74938939

21.Reform Club. Pall Mall, 104. Sólo acompañado de un socio.

22.Rigby & Peller. 22a Conduit Street. 0044-20-74912200

23.The Salisbury. 90 St Martins Lane. Covent Garden. Tel. 0044-20-78365863

24.Sothebys. 34-35 New Bond Street. Tel 0044-20-72935000

25.Smythson. 40 Bond Street. 0044-20-76298558

26.Swaine Adeney Brigg. 54 St.James Street. Tel. 0044-20-74097277

27.Tanner Krolle. 38 Old Bond Street. Tel.0044-20-74912243. Una maleta puede costar 350.000ptas.

28.Traveller's Club., 106 Pall Mall. Sólo acompañado de un socio.

29.Turnbull & Asser. 71-72 Jermyn Street. Tel.0044-2078083000

30.Twinings. 216 Strand. Tel.0044-20-73533511