LYON

   Publicado en DE VIAJES. Agosto 2000

 

 

La ciudad del Principito

 

   
   

 

    Atravesada por los grandes rios Saona y Rodano, en los que se refelejan muchos de sus grandes edificios, Lyon es una ciudad de una enorme majestuosidad con la extensión urbana más extensa de Europa declarada Patrimonio de la Humanidad incluyendo magníficas muestras de la mejor arquitectura europea . Por otro lado nadie discute que es donde mejor se come del país , sin olvidar que es además el lugar donde nació el cine, el guiñol y se trabajó la seda como nunca se había hecho antes. Los mejores momentos para visitar Lyon son la primavera y los meses de septiembre y octubre cuando todavia no ha llegado el frio del invierno y la luz dorada del otoño ilumina de forma especial sus casas pintadas en tonos pasteles. Es tambien el momento algido de las grandes manifestaciones culturales. Este ano coinciden durante el mes de septiembre la 5 Bienal de Arte Contemporaneo que contara con la participacion de artistas procedentes de 53 paises que se celebrara en el renovado Halle Tony Garnier, uno de los edificios que mas han influido en la arquitectura contemporanea francesa y la Bienal de la Danza cuya novena edicion estara dedicada a Las Rutas de la Seda, habiendose invitado a companias de paises situados entre China y Francia.

Entre el Rodano y el Saona:

Una de las razones indicadas por la UNESCO para declarar Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1998, a más de 500 hectáreas de las ciudad, ( algo sólo comparable a Praga ) fue su excepcional riqueza arquitectónica y urbana, en un lugar de enorme significación comercial y estratégica entre dos de los grandes rios europeos, con una continuidad de más de 2000 años. Se puede comenzar explorando el centro de la Lugdunum romana situado en la colina de la Fourvière, ahora coronada por un estrambótico santuario del XIX, donde aun destaca un magnífico teatro y cuya ingente colección de objetos de la época han sido instalados en el Museo de Arte Romano contiguo. 

Durante la Edad Media la vida giraba alrededor de la catedral de Saint Jean, construida en la misma ribera del Saona, un barrio que con el tiempo se convertiría en el corazón del Lyon renacentista, construido por los comerciantes italianos que ha llegado prácticamente intacto hasta nuestros días. Se ha rehabilitado su misteriosa red de 'traboulles' , como se conocían los pasadizos secretos que se construyeron en los bajos de los edificios para permitir una comunicación discreta por la zona a resguardo de las autoridades. Más tarde el centro se trasladaría a la isla entre el Saona y el Rodano, diseñándose grandes plazas barrocas y multitud de palacios para una burguesía adinerada que se había enriquecido con negocios tan prósperos como el de la seda. Desde 1989, cada noche, ciento cincuenta edificios emblemáticos se iluminan revalorizando este extraordinario patrimonio cultural.

 

El secreto de los canuts: 

Desde que en 1466 el rey Luis XI eligió a Lyon como centro de la industria de la seda en Francia, esta ciudad ha ligado su destino a este producto de lujo cuya producción dominaría de forma absoluta. Los primeros talleres se instalaron precisamente en el barrio renacentista de los italianos para luego ir expandiéndose por otros barrios. Las mejores piezas desde el S.XVI hasta el XX se pueden admirar en dos palacios del S:XVIII en la rue de la Charité convertidos en uno de los mejores museos textiles del mundo. Por otro lado el descubrimiento del método industrial conocido como Jacquard en 1804, revolucionaría la industria de la seda haciéndola mucho más asequible, involucrando a miles de artesanos . Estos, conocidos como 'canuts' se instalarían en la colina de la Croix Rousse , en casas con unos techos especialmente altos para albergar las nuevas maquinas. Estos hombres y mujeres no tardaron en crear una subcultura con su propia lengua y costumbres que de alguna forma todavía sigue viva. En el 10-12 de la rue Ivry se puede visitar el museo monográfico conocido como la Maison de Canuts donde se desvelan algunos de sus secretos. Cerca de allí, en la rue Richand todavía se pueden visitar los talleres de Georges Mattelon y de Roger Gavaggio que siguen trabajando para grandes firmas francesas como Hermes para la que han creado un pañuelo dedicado a Saint Exupery y a su 'principito'.

 

Todos los sabores de los 'bouchons': 

Nadie discute en Francia que Lyon es la capital gastronómica del país. Ya el escritor Stendhal que no le tenía especial simpatía afirmó en el S:XIX que lo único que se hace bien en Lyon es comer. Lo cierto es que no sólo tienen la mayor concentración de restaurantes con estrellas Michelin acaudillados por Paul Bocusse, el papa de la cocina francesa sino que hay una verdadera pasión culinaria que se refleja en cualquier establecimiento y en particular en sus populares 'bouchons' que son los restaurantes más auténticos y típicos donde se puede comer estupendamente por dos o tres mil pesetas. En ellos se sigue la tradición de las Mères (madres) como la Brazier, la Pompon o la Caron que según cuenta la leyenda sentaron las bases desde sus modestos comedores, de la mejor cocina lionesa con platos tan sabrosos como 'l'andouillette lyonnaise' o las 'quenelles' que son como una croquetas de pescado de río sofisticadísimas que cada restaurante prepara de una forma especial. Ineludiblemente las comidas se riegan con un buen vino ya sea Beaujolais o Cotes du Rhone dependiendo del gusto particular de cada uno y para los postres no hay nada mejor como un queso conocido como cerebro de canut que está hecho con vino, cebolleta, ajo, aceite y perejil. Los mejores bouchons están en el viejo Lyon, el barrio de los italianos pero en la isla hay calles como la rue Mercière enteramente dedicadas a la gastronomía.

La vuelta del Principito:  

Lyon ha celebrado por todo lo alto el centenario del nacimiento de su escritor más famoso, Antoine de Saint Exupery, el pasado mes de junio, colocando una estatua conmemorativa frente a su casa en la grandiosa plaza Bellecour, la segunda mas grande de Francia, mandada construir por Luis XIV para celebrar grandes desfiles militares. Tambien dando su nombre tanto a una de sus calles más carismáticas como al aeropuerto de Lyon, hasta ahora conocido como Satolas, cuya estación ferroviaria anexa, unida a la red de trenes de alta velocidad, es una de las obras maestras de nuestro gran arquitecto ingeniero Santiago Calatrava. Por otro lado el Principito, su personaje más entrañable, se ha convertido en un simbolo y en la mascota de la ciudad apareciendo en las vitrinas de todo tipo de tiendas.

La patria del cine y el guiñol: 

una de la visitas obligadas en Lyon es el Instituto Lumiere que se encuentra en la calle ‘du Premier Film’ (de la primera pelicula). Alli hace algo mas de cien anos dos hermanos inventores dieron los primeros pasos de la historia del cine filmando una cinta de la que se ha conservado todos el escenario original en un edificio contiguo. En el palacete donde vivia la familia Lumiere se ha montado un curioso museo que sigue la carrera de inventos de estos extraordinarios hermanos que no limitaron su interes al cine y a la fotografia. El instituto tambien incluye una filmoteca con una excelente programacion de clasicos del cine. La oficina de turismo distribuye un folleto sobre la relacion de la ciudad con el septimo arte al haber servido de escenario de multitud de peliculas incluida la mayoria de las realizadas por Bertrand Tavernier.

La historia de las marionetas se pierde en el tunel del tiempo pero el ‘guiñol’ fue inventado en Lyon en 1808 por Laurent Mourguet, creando una importantisima escuela de marionetas que pervive hasta nuestros dias. Los mejores sitios para ver un autentico espectaculo de guiñol son : el teatro de la compañía de Daniel Streble en el 65, bd des Canuts, en el Teatro de la compañía des Zonzons en el 2 de rue L.Carrand y en el parque de la Tete-d’Or. Tambien es muy recomendable visitar el Museo Internacional de la Marioneta contiguo al Museo Historico de Lyon en la rue Gadagne. Como casi todos los museos de la ciudad la entrada cuesta unas 600ptas.

Guía Práctica:

Como llegar: Air France e Iberia ofrecen varios vuelos diarios desde Madrid y Barcelona a Lyon.

Hoteles: El Hotel La Tour Rose. 22, rue du Boeuf. Tel. 00330478372590. Cada una de sus doce habitaciones está decorada por un fabricante distinto de seda de Lyon en estilos muy diferentes. A partir de 35.000ptas.

Hotel Cour des Loges. 2-8, rue du Boeuf. Tel. 00330472774444. Cuatro típicos palacios del Renacimiento convertidos en un singular y lujoso hotel de cuatro estrellas repleto de arte contemporáneo. A partir de 25.000ptas.

Comer : Algunos 'bouchons' especialmente recomendables por mantener la tradicion en su estado más auténtico son:

La Mère Jean. 5, rue Marroniers.

Chez Mounier. 3, rue des Marroniers.

Chez Georges-Au P'tit Bouchon. 8, rue du Gare

La Mère Vittet. 26, cour de Verdun.

No se necesita reservar con antelacion.

El precio medio varia entre las 3000 y 5000 ptas, incluyendo vino.

El restaurante del famoso Paul Bocusse esta a unos 10km del centro y el menu mas barato a mediodia cuesta unas 12.500 ptas. Reserva obligatoria: Tel. 04-72278587.

Otra opcion de lujo es Les Muses, en lo mas alto del teatro de la opera diseñado por Jean Nouvel con una cocina de Philippe Chavent y unas vistas de cortar la respiracion sobre todo por la noche. El plato del dia cuesta unas 4000 Ptas.

Transporte: La Lyon City Card ofrece acceso ilimitado a los principales museos de la ciudad, a las visitas guiadas de Lyon , a los cruceros por los rios ( de abril a octubre ) y el uso sin restricciones de la red de metro y autobus. Por un dia cuesta 90FF (2250ptas) y por tres unas 5000 ptas.

Más información: Maison de France : Tel.906343638. Torre de Madrid . Planta 8ª. Madrid

Aconsejamos: Visitar el mercado central conocido como Les Halles de Lyon en 102, Cour Lafayette. Abierto todo el dia de martes a sabado y el domingo por la mañana, cuando luce sus mejores galas y lo visitan mucha gente de la zona . Dicen que es el mas espectacular de Francia y esta rodeado de restaurantes y cafes donde probar algunas especialidades locales.